Con el advenimiento y la aceptación cada vez mayor de las medicinas alternativas o integrativas, es un hecho que ya los médicos incorporan dentro de sus historias clínicas la olvidada boca, pues han podido constatar que muchas de las enfermedades en las cuales no encuentran tratamiento efectivo para su cura, podrían tener como punto de partida una irritación o campo de interferencia en la boca.

Por otra parte, estamos acostumbrados a una visión muy mecánica y artesanal de la odontología en la cual se tiende a considerar las enfermedades de la cavidad oral como alteraciones locales. Se olvida que somos sistemas en donde todo está absolutamente interconectado.